Can Ginebrada. Un homenaje del hombre al arte erótico.

escultura erótica

Can Ginebrada es un bosque maravilloso plagado de esculturas eróticas. De visita por el lugar nos encontramos con un anciano de 71 años en el que la fuerza de la vida prodigaba todavía sus mágicos destellos de genialidad. Era el creador de las maravillosas imágenes cuyo nombre resultó ser Xico Caballanes.

La primera escultura que nos mostró era un gigantesco hombre desnudo de rostro lúdico. Estaba agachado ofreciendo las nalgas al viento mientras sus genitales colgaban.

Nos miramos un poco sorprendidos cuando con naturalidad expresó.

─ Esta representa al Papa Franchesco. Quise recoger en esta imagen la decrepitud de la institución que lidera, sus mentiras, sus pedofilias de las que pocos tienen conocimiento.

Evidentemente la idea que tenía el escultor sobre el Papa no era la mejor pero no nos correspondía juzgar el pensamiento de nadie y simplemente seguimos adelante.

Sobre la vida de Xico Caballanes creador de las esculturas del bosque Can Ginebrada.

esculturas exóticas

Can Ginebra. Bosque de esculturas eróticas.

Nació en una vieja casa rodeada de bosques entre animales domésticos. Se creyó que seguiría el camino de sus padres que eran campesinos. Pero su destreza manual lo llevó a trabajar en una fábrica de muebles. Allí aprendió a tallar enamorándose de esta profesión a la que decidió dedicar su vida.

Después de cuarenta años dedicándose a esta actividad su espíritu rebelde aún le impide llamarse artista.

─ La palabra artista me suena petulante.─ nos dijo. ─ Soy un trabajador  que amo contar historias que me preocupan. Me gusta encontrarle soluciones a mis pensamientos. Ahora estoy intentando hacer una maqueta sobre la cruz, están presentes en todas partes, en los árboles, en las casas, en la tierra. Hasta en cosas tan divertidas como  un trasero.

Nos percatamos que la obsesión de este escultor siempre ha sido provocar. Se salió de los cánones sociales en pleno Franquismo como respuesta a los tabúes de su época. Y mientras otros se dedicaron a los temas religiosos Xico se dedicó a esculpir arte erótico.

Caminábamos por el frente de su vivienda mientras el silbaba a los perros que correteaban ante las imágenes fálicas que adornaban la entrada.

─ A mí me gusta hacer arte erótico.─ Expresó.─ En mi juventud eso enfadaba a mucha gente. Pero yo siempre supe que estaba ayudando a que hubiera más tolerancia hacia estos temas que eran considerados un ataque a la moral.

Nos confesó que siempre había querido tener un bosque. Por eso cuando vendió sus primeras obras invirtió todo su dinero en comprar uno pequeño que llamó Can Ginebra.

Can Ginebrada. Extensión y cantidad de esculturas.

Can Ginebrada se extiende por casi 7 hectáreas. Xico nos comentó que había dejado de contar las esculturas cuando sobrepasaron la centena. Con el paso de los años estas se habían cubierto de musgo. Muchos de los visitantes solían preguntarle si conocía la fecha en que había muerto el escultor. A lo que él contestaba.

─ ¡Ya casi.─ Mientras se reía de su propia broma.

Can Ginebrada un lugar de ambiente sensual.

Falo de piedra

Can Ginebra. Escultura Erótica.

Cuando visitas Can Ginebrada, te das cuenta de lo hermoso que resulta ver todas estas obras de arte diseminadas entre el verde de la hierba y los árboles que levantan sus copas hasta el cielo. La maestría presente en sus líneas te hacen seguir con interés las curvaturas sensuales de los cuerpos que parecen revolcarse bajo la sombra de los troncos centenarios. En ocasiones el rocío de la mañana sobre las esculturas parecen gotas de sudor brotando de los cuerpos exhaustos.

LEER MÁS  La masturbación femenina... ¡Adiós tabú!

Xico Caballanes se refiere a su bosque como a un libro donde puedes aprender cosas nuevas siguiendo los senderos hollados por miles de viajeros. Puedes encontrar falos inmensos, prominentes traseros, espectaculares curvas, bustos firmes y bocas sensualmente abiertas al placer del sexo oral. Para él cada escultura es una página de este libro esculpído durante cuatro décadas en el corazón de Can Ginebra.

La Cama una escultura admirada por todos los que visitan el bosque Can Ginebrada

Una de las esculturas más controversiales de este bosque es una con forma de cama que reposa en un claro rodeado de altos árboles. Los cuatro puntales que la sostienen representan las actividades que ocurren casi siempre en este mueble uno de los más importantes del hogar. El nacimiento, el sueño, la fornicación y la muerte.

Xico no se cansa de contarnos curiosas anécdotas sobre jóvenes que ha sorprendido viviendo sus fantasías sexuales sobre esta escultura. En tono divertido dice.

─ Estoy orgulloso de que mis obras contribuyan a mejorar la natalidad en mi país.

A los 71 años no ha perdido el amor por sus creaciones. Todavía se empeña en esculpir una nueva obra cada cinco meses.

Solamente una de las esculturas del bosque conserva su rostro para la posteridad. Un hombre desnudo que abraza su cuerpo deforme mientras mira a lo lejos.

Bosque de esculturas eróticas

Can Ginebra. Bosque de esculturas eróticas

Otra escultura muy polémica es la que pretende sumar a los personajes conocidos de la historia que dedicaron sus vidas al bien o al mal haciendo que el mundo avanzara de forma positiva o negativa. Alegremente nos habla de la idea que le sugirieron unos niños de incluir un busto de Guardiola en la colección. Hacia qué punto se inclinaba esta nueva imágen no lo sabemos a ciencia cierta.

También nos comentó que en cierta ocasión el obispo aconsejó al ayuntamiento cerrar el bosque. Nunca sucedió porque a pesar de ser esculturas eróticas reflejaban sentimientos y no fueron concebidas como pornografía.

Can Ginebra y su escultor.

escultura erótica

Can Ginebra. Arte erótico

La fama de este bosque y su escultor han llamado la atención de medio mundo. Países como Suecia, Suiza e Italia han llamado a las puertas de Xico Caballanes para conocer sobre su obra.

Levantar en un bosque cientos de esculturas monumentales no es una tarea que cualquiera puede realizar.

Sus respuestas son sencillas si se le pregunta si está satisfecho con el trabajo de su vida.

─  Sí, estoy contento ─ Dice mientras nos mira de frente con los ojos brillantes.─ He tenido éxito en todo lo que me he propuesto. La mayoría de las personas que desean un bosque lo quieren para construir cabañas. En cambio a mí este juego de niños me ha traído hasta mi vejez sin darme cuenta.

Xico Caballanes fué durante varios años referencia artística y cultural de Cataluña. Su obra está catalogada como el tercer bosque en antiguedad de toda Europa donde se exhiben esculturas.

[Total: 1    Average: 5/5]

About authorVer todos los posts Author website

julien